Atendiendo a la actual Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), se considera que uno de los objetivos de la reforma es introducir nuevos patrones de conducta que ubiquen la educación en el centro de nuestra sociedad y economía.

Los cambios a Foto Zola 03 (sesión 2)los que se enfrenta la sociedad actual demandan una continua y reflexiva adecuación del sistema educativo. Una sociedad más abierta, global y participativa requiere nuevos perfiles de ciudadanos y trabajadores, más sofisticados y diversificados, de igual manera que exige maneras alternativas de organización y gestión en las que se primen la colaboración y el trabajo en equipo, así como propuestas capaces de asumir que la verdadera fortaleza está en la mezcla de competencias y conocimientos diversos.

Dice textualmente la LOMCE en el párrafo “b” del artículo 17: «Desarrollar hábitos de trabajo individual y de equipo, de esfuerzo y de responsabilidad en el estudio, así como actitudes de confianza en sí mismo, sentido crítico, iniciativa personal, curiosidad, interés y creatividad en el aprendizaje, y espíritu emprendedor».Foto Arcadia 04

Es por ello que se debe fomentar la formación de personas activas con autoconfianza, curiosas, emprendedoras e innovadoras, deseosas de participar en la sociedad a la que pertenecen, capaces de desarrollar actitudes como el entusiasmo, la constancia y la aceptación del cambio, capaces de crear valor individual y colectivo, capaces de asumir como propio el valor del equilibrio entre el esfuerzo y la recompensa, capaces de adquirir competencias transversales, como el pensamiento crítico, la gestión de la diversidad o la comunicación.

Y, ¿qué puede hacer el sistema educativo para promover estos valores y habilidades?

¿Cómo puede un centro educativo trabajar más allá de los contenidos y fomentar la motivación y la ilusión por aprender?

¿Cómo combinar educación académica con preparación para un futuro aún desconocido?Foto Zola 12

Quizás la respuesta esté en programas de emprendimiento educativo, en los que se fortalecen ciertas competencias que serán la clave del mañana. Programas con fin pedagógico en los que se entrena la creatividad, la búsqueda de opciones y de recursos, la búsqueda de financiación y el aprendizaje de conceptos válidos para la vida. Programas en los que toda la comunidad educativa está implicada –profesorado, alumnado, familias-, y aún más, toda la sociedad activamente, pues afecta a empresas, asociaciones, sindicatos, organizaciones no gubernamentales, etc. El éxito de la transformación social depende de la educación, pero sin la ayuda de toda la sociedad no podrá lograrse.

(Fotos: Colegio Zola Villafranca y Colegio Arcadia)